jueves, 4 de julio de 2019

Saludo de nuestro nuevo párroco

Muy queridos hermanos de la comunidad parroquial de Santo Domingo de Silos:

No puedo resistirme a aprovechar la oportunidad de enviaros ya mismo la bendición de Dios y un primer saludo, con el que quiero abrazar y besar los pies a cada uno de vosotros y de vuestros familiares y amigos.

He vivido con una inmensa alegría mi nombramiento y no paro de dar gracias a Dios. También siento una enorme gratitud hacia nuestro Obispo, D. Ginés, que me ha hecho este regalo, tan inmerecido por mi parte.

Os confieso que, después de 20 años sirviendo a la Diócesis en el Seminario, experimento mi llegada a Pinto como una nueva ordenación, como un volver a empezar a ser sacerdote. Reconozco en mi corazón la misma ilusión que me inundó cuando canté misa, hace casi 22 años. Siento que necesito volver a aprender todo, a dejarme hacer. Os pido que me ayudéis a amar mucho a Jesucristo y a la Iglesia, a hacerme sacerdote, a serviros con caridad y humildad. Ponedme en manos de la Santísima Virgen María, a quien confío esta nueva etapa de mi vida y de mi ministerio sacerdotal.

Tengo muchas ganas de iros conociendo a todos uno por uno. De momento, contad ya con mi oración y con mi vida ofrecida por vosotros todos los días en la Eucaristía.

Tengo 49 años. Soy el cuarto de siete hermanos. Mi hermano pequeño, Gabriel, es también sacerdote (párroco de la Parroquia de San Vicente de Paúl, en Valdemoro). Tenemos cinco hermanas y muchos sobrinos. Nuestros padres son mayores pero se tienen uno al otro y se manejan bien, con ayuda de mis hermanas. Los dos hermanos curas vamos también a hacerles una visita todas las semanas y estamos todos muy unidos y en continuo contacto. Tengo muchas ganas de traerles a Pinto. Ya conoceréis a esta grande y preciosa familia con la que Dios me ha bendecido tanto.

Estoy a vuestra total disposición en mi teléfono móvil, que es el 680 965 964 y por correo electrónico. Mi dirección es charlie@icai.es. Desde muy pequeño todo el mundo me ha llamado "Charlie" y sólo he sido D. Carlos para los seminaristas.

Os deseo a todos unas muy felices vacaciones de verano. Espero irme encontrando con muchos de vosotros a lo largo de los meses de julio y agosto, en los que me pasaré por la parroquia de vez en cuando, mientras voy cerrando cosas del Seminario y dando el relevo al nuevo rector, D. Jesús. A partir del 1 de septiembre, espero ya estar viviendo en Pinto, totalmente dedicado a la parroquia, para empezar con todos vosotros el nuevo curso.

Hasta entonces, recibid un fuerte abrazo y decidle al Señor que queréis tener sacerdotes santos y que no os conformáis con menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario